Consejos para elegir el ramo de novia perfecto

El ramo de flores de la novia suele ser tan importante como el peinado o los zapatos, ya que forma parte del conjunto de elementos que darán vida al look nupcial de la protagonista femenina del gran día. Por ello, su elección no debe hacerse a la ligera. Así que, si estás pensando en cómo debe ser el ramo de novia perfecto para la ocasión, es importante que sepas que hay una serie de factores que hay que tener en cuenta para escoger el más adecuado y acertar de lleno.

¿Cuáles son estos factores? Por ejemplo, que sea cómodo y manejable, que te guste y refleje tu personalidad, que concuerde con el traje que lleves o con el estilo de la celebración, que vaya acorde a la temporada en la que te cases, que incluya unas flores que transmitan aquello que buscas…

  1. Fíjate en las tendencias en ramos de novia

Investigar cuáles son los grandes must de la temporada es una apuesta segura, ya que el ramo elegido responderá a las exigencias y modas del momento. 

  1. Ten en cuenta la fisonomía de tu cuerpo

La estatura. Si eres una novia bajita, opta mejor por ramos de novia pequeños y de formas redondeadas que estilicen tu figura. Mientras que, si eres una mujer alta, es preferible que lleves una creación alargada y voluminosa que endulce tu aspecto.

La silueta. La forma del cuerpo es determinante para saber qué ramo de flores le viene mejor a cada novia. De esta manera, en un cuerpo con forma de reloj de arena serán perfectos los ramos de novia tipo bouquet o en cascada, mientras que los cuerpos con forma de pera armonizarán mejor con un ramo asimétrico o uno de tipo silvestre desenfadado. Por otro lado, las figuras con curvas pueden permitirse un ramo más voluminoso y a diferentes alturas para resaltar su físico.

El tono de piel y del cabello. A cada color de pelo y tez le sentarán mejor unas u otras tonalidades de ramos de novia para acentuar sus distintas cualidades. Por ejemplo, las novias morenas pueden decantarse por ramos coloridos sin ningún problema, ya que estos potenciarán su tono y facciones. Sin embargo, las novias rubias o de piel muy clara deben huir de los azules y los violetas, ya que pueden darles un aspecto algo frío. En su defecto, al igual que les ocurre a las novias pelirrojas, lo ideal es decantarse por tonos más neutros y pastel que potencien ese halo tierno que las caracteriza.

  1. Elige un ramo con base a tu personalidad

Es fundamental que el ramo de novia que elijas sea de tu agrado y gusto personal, ya que debe ser un fiel reflejo de quién eres y qué te gusta. 

Asimismo, trata siempre de que el ramo de boda que selecciones sea lo más cómodo y manejable posible, ya que lo llevarás durante mucho tiempo. Por eso, lo ideal es hacer alguna prueba con él antes del gran día para comprobar su sujeción y estar segura de la decisión. 

  1. Piensa en el vestido de novia y acertarás

Otra de las reglas de oro para acertar con el ramo es prestar atención al diseño del vestido de novia elegido. Debes saber que, si el modelo que te ha robado el corazón está repleto de detalles, es recomendable elegir un ramo de novia sencillo para la boda civil o religiosa que vayas a celebrar. Así equilibrarás la imagen visual del conjunto y resaltarás el modelo.

En cambio, si tu vestido es más bien liso y sencillo no pasará nada por llevar un ramo de novia bien llamativo, un ramo sofisticado o un ramo diferente. También debes fijarte en que la propuesta elegida no cubra ningún elemento importante del traje. 

Si te decides por un vestido de novia corto, sin cola y de estilo informal, el ramo de novia de tipo bouquet es el más recomendable. Nada que ver con lo que pasa con los looks con cola o velo, que siempre destacan más si se acompañan de un ramo con caída o en cascada. 

  1. Evalúa los diferentes tipos de ramos de novia

Ramos de novia bouquet. Tienen forma redondeada y compacta. 

Ramos de novia silvestres. Son sencillos, originales y con esencia boho chic e informal. 

Ramos de novia en cascada. De estilo más clásico y sobrio, tienen un efecto óptico visual totalmente vertical. 

Ramos de novia asimétricos. Son muy desenfadados y brindan personalidad a quien los lleva. 

  1. Elige bien las variedades y composiciones de flores para ramos de novia

Ramos de novia naturales: Lucen mejor en las fotografías y su principal ventaja es la frescura y el aroma que aportan. Además, la diversidad de variedades florales que se puede utilizar en ellos, que es casi infinita, hace que sean seleccionados por la mayoría de las novias. La desventaja es que son arreglos perecederos y requieren de muchos más cuidados.

Ramos de novia artificiales: No requieren de cuidados especiales, permiten materiales y elementos extra decorativos, como conchas, telas, plumas, broches, botones reutilizados, cristales y crochet, y abren nuevas posibilidades a las novias en cuanto a textura, color y durabilidad se refiere. Y es que pueden ser eternos.

Ramos de novia preservados: Se trata de ramos confeccionados con flores naturales que, gracias a una técnica de conservación, logran mantener su apariencia, fragancia y estado natural por meses o años. Además de conservarse, por supuesto, tiernas y frescas por mucho tiempo.

Tips de flores

Ramos de novia con rosas. Dentro de este grupo se engloban los ramos de novia con rosas rojas, que simbolizan pasión y amor sincero, y los ramos de novia con rosas blancas, que se asocian a la pureza y a la inocencia.

Ramos de novia con peonías. De pétalos sedosos y aroma único, encarnan la abundancia, la riqueza, la buena suerte y la prosperidad.

Ramos de novia con orquídeas. Elegantes, atractivas y originales, pueden encontrarse en distintas tonalidades: las rosadas aluden a la feminidad y la seducción; las moradas y azules, a la tranquilidad y la paz; las amarillas, al amor más erótico.

Ramos de novia con calas. Disponibles todo el año, son flores elegantes que resultan muy adecuadas en ramos de novia alargados, como los ramos de vara. Las blancas simbolizan algo puro; las naranjas, los cambios; las rojas, el amor intenso, y las púrpuras, la pasión y el encanto.

Ramos de novia con tulipanes. Son el símbolo del amor más sincero, aunque cada color tiene su propio significado: los tulipanes naranjas representan la felicidad y la buena energía; los azules, la lealtad y la paz; los negros, el misterio y el infinito, etc.

Ramos de novia con girasoles. Esta flor es el símbolo del sol y se relaciona con la vitalidad, la felicidad, el positivismo y la alegría.

Ramos de novia con margaritas. Delicadas, frágiles y bellas, son el símbolo del comienzo de algo y se asocian a la inocencia, la alegría y la pureza.

Ramos de novia con lavanda. Símbolo de pureza, frescura, silencio y serenidad.

Ramos de novia con hortensias. Su significado principal es el de abundancia, debido a la cantidad exuberante de flores y a su forma redonda tan generosa. Pero también responde a la gratitud, la gracia y la belleza.

Ramos de novia con paniculata. Conocida también como nube, gisófila o velo de novia, la paniculata aporta inocencia, sencillez y amor sincero a la escena nupcial.

Ramos de novia con flores secas. Son muy buscados en la red como fuente de inspiración para las novias. Y es que se trata de ramos de novia de estilo rústico y sencillo para las que quieren conservar su ramo como un recuerdo inolvidable.

Ramos de novia con jazmín. Se relaciona con la sinceridad y la amabilidad.

Ramos de novia con lirios. El lirio blanco representa pureza, inocencia y alegría. Mientras que el amarillo simboliza belleza única y felicidad en el amor.

Ramos de novia con amapolas. Estos ramos simbolizan la individualidad, sensación propia de las personas que se sienten especiales y son amantes de la vida silvestre. 

Ramos de novia con gardenias. Se vinculan con palabras como dulzura, pureza y espiritualidad.

  1. Asegúrate que sintonice con el estilo de la boda

Ahora que ya conoces los tipos de ramos de novia y las flores más habituales, otro aspecto que debes contemplar es el estilo de la boda, así como también la decoración, la temática y el lugar de la celebración. Y es que es fundamental que todos los arreglos florales vayan en concordancia y estén en armonía con el entorno y el ambiente que se quiere transmitir. 

Boda clásica: En las creaciones para bodas clásicas predominan los colores suaves y tradicionales, como el blanco puro, el rosa nude o el melocotón pastel, y las formas redondas y con caída. Y la gran protagonista es la flor, por lo que es frecuente encontrar ramos de novia con rosas, amapolas, peonías, hortensias, camelias, lisianthus, bouvardia

Boda rústica: Sin duda, opciones perfectas para las bodas campestres o rústicas que suelen celebrarse en campos, montañas y jardines al aire libre. Unas opciones que suelen incluir elementos decorativos con follaje verdoso muy variado, como hojas de eucalipto y olivo.

Boda romántica: Si eres de las que está organizando una atmósfera romántica para el gran día, no puedes olvidarte de un bonito ramo de novia de rosas rojas o blancas, a juego con las de los centros de mesa o de los bancos de la ceremonia. 

Boda vintage: Estas bodas requieren de tonos nude en contraposición con otros más fuertes y oscuros. Así que, si te vas a casar vestida con un look de los años 20 y rodeada de una decoración vintage, no dejes de optar por ramos de novia joya, con broches y piedras, para una estética llena de glam; por ramos de novia combinados con flores pastel; y por ramos domo con tonalidades retro. 

Boda moderna: ¿Te casarás en una espacio lujoso, en un rooftop de película, en una instalación innovadora o en un paraje natural histórico? Entonces apuesta por formas vanguardistas, como las que se encuentran en los ramos de presentación, los de tallo largo, los aros circulares y los corsages, o bien por un ramo original con plantas crasas, botones, frutas y verduras, flores gigantes exóticas…

Boda bohemia: Los degradados en tonos rosas y las tonalidades naranjas, amarillos, ocres y marrones son los reyes de los ramos de novia bohemios. Así que, si vas a celebrar una boda boho chic, en la playa o en cualquier espacio exterior, con aires relajados, elementos antiguos y desgastados, velas, atrapasueños, alfombras y mesas bajas o desnudas, no dejes de llevar un ramo de esencia minimalista o, todo lo contrario, un ramo oversize con plumas, hierba de la pampa y flores y plantas silvestres.

  1. Elige las flores según la temporada de la boda

Ramos de novia de primavera: Si te casas en primavera debes saber que flores como las calas, las orquídeas, las dalias, las hortensias, el astilbe, las rosas y las rosas de estilo David Austin Juliet y plantas como la astrantia, la crasa, la paniculata o la lavanda, resultan ideales. Todas son de temporada y poseen una gran resistencia a un clima cálido. ¡Y además son preciosas! Así que seguro que te será muy sencillo confeccionar tu ramo de novia primaveral.

Ramos de novia de verano: La temporada estival es una época complicada para las flores, pues su delicadeza las convierte en intolerantes a las altas temperaturas. Pero no temas, ya que en esta estación también cuentas con una selección amplia y variada de flores para tu ramo nupcial. De nuevo el astilbe, el senecio, el lisianthus, la paniculata, las clásicas rosas, el limonium, la margarita, la alstroemeria, el girasol, el eucalipto, la protea, el clavel o las plantas crasas harán de tu ramo de verano un ramo de novia original y lleno de color.

Ramos de novia de otoño: Los meses de otoño se caracterizan por un clima más frío, aunque cálido a su vez. Así que, si eres una novia de esta estación, debes decantarte por flores que florezcan en verano y aguanten unos meses más. Por ejemplo, las calas, las gerberas, las rosas, los crisantemos, las dalias, el brezo y el aster. 

Ramos de novia de invierno: Lejos de tener poco donde escoger, encontrarás una gran variedad de opciones. Aunque sin duda las más aconsejables son los tulipanes, las rosas, la flor de algodón, los ranúnculos, las amarilis, las orquídeas, las anémonas y las peonías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *